Nuestro centro

“No hay ninguna edad en la que no sea útil y posible aprender”

El rasgo que define por excelencia la época actual es un cambio acelerado y constante. Este entorno cambiante, complejo y exigente convierte a la educación permanente en un instrumento imprescindible, entendiendo ésta como “toda actuación formativa que tiende a facilitar conocimientos y destrezas a las personas en edad postescolar, así como a promover en ellas actitudes y comportamientos valiosos orientados a propiciar su crecimiento personal y profesional, y la participación social”.

La Junta de Andalucía, crea el Programa de Educación Permanente en el año 1983, una iniciativa que, con el paso del tiempo, obtiene unos excelentes resultados, pues la tasa de analfabetismo, en ese momento de un 20%, prácticamente se erradica en cuatro años, éxito que quedó reconocido internacionalmente a través del galardón concedido por la UNESCO.

Andalucía ha cambiado mucho a lo largo de estos años, así como las necesidades y los deseos de la sociedad andaluza. En consonancia con esta nueva situación, y para dar respuesta a estas inquietudes, la Consejería de Educación, desde 2005, ha venido realizando una serie de cambios para adaptar la Educación Permanente a las nuevas necesidades. Estos cambios, por un lado, han supuesto una nueva organización y funcionamiento de los Centros de Educación Permanente, así como un nuevo Diseño Curricular. Todos estos cambios se han llevado a cabo en el contexto de los países que conforman la Unión Europea, con los que, realizamos intercambiamos de experiencias a través de los programas Erasmus + para personas adultas.

Entre los principales objetivos de la Educación Permanente andaluza están: adquirir, actualizar, completar o ampliar la formación básica para la consecución del correspondiente título académico, posibilitar el acceso a estudios superiores, mejorar la cualificación profesional , así como atender a las necesidades educativas específicas de los grupos sociales desfavorecidos y favorecer el acceso a los bienes de la cultura.

A través de nuestros planes de ciudadanía activa se promueve la integración de las personas adultas en la sociedad del conocimiento en igualdad de oportunidades. Cada uno de ellos refuerza una competencia clave: comunicación en idioma extranjero, uso básico de las TIC, cultura emprendedora, lengua española para inmigrantes, conservación del patrimonio, hábitos de vida saludable, todo ello en consonancia con la nueva realidad andaluza.

¡Corren malos tiempos para todos en Educación! Sin embargo, nuestro espíritu es seguir luchando día a día para conseguir que la Educación de Adultos sea una herramienta usual e imprescindible en la sociedad andaluza.

Natividad Sáiz Vaquero
Directora del CEPER “Fuensanta” de Córdoba.

El actual sistema de Educación de Adultos de Andalucía comienza en el año 1983. Un año después llegan al barrio de la Fuensanta un grupo de profesores dispuestos a poner en marcha en el barrio la Educación de adultos.

Pero no sólo eso, también salieron a la calle para dar información más directa a los potenciales alumnos, todo esto junto con una campaña de radio, cartelería, etc. dio como resultado la matriculación de un elevado número de alumnos que hizo posible comenzar esta bonita historia.

El primer año trabajaron en el CEIP “Algafequi” y en el anexo del CEIP “Caballeros de Santiago” en la calle La Palma, donde actualmente está ubicado el Club Juan XXIII.

Durante el año siguiente, 1985, se propusieron buscar unas instalaciones más acordes a su modelo de trabajo y aprovechando que el antiguo Instituto de Bachillerato Fuensanta se trasladaba a unas instalaciones nuevas, solicitaron poder ocupar el viejo Centro.

A partir de ese momento, el Centro de Adultos Fuensanta queda ubicado definitivamente en este gran edificio, en la calle Compositor Serrano Lucena s/n.

La expansión del Centro alcanza unos niveles importantes tanto en número de alumnos como en realización de actividades e inicio de nuevos talleres, lo cual hizo que volviera a aumentar la plantilla de profesores.

En el curso siguiente, se incorpora el IBAD (Instituto de Bachillerato de Adultos) a este macro edificio, pasando a ocupar estos, la primera planta, lo cual hizo que los dos colectivos que se dedican a la educación de personas adultas y que tenían continuidad académica compartieran edificio, con lo cual un Centro donde se inicia el aprendizaje de lectura y escritura, se podía terminar con el título de Bachiller.

Durante el curso 91/92 profesores del IBAD y de nuestro Centro constituyeron un Seminario Permanente para desarrollar el proyecto: “Del Graduado Escolar a la ESO de Personas Adultas”. De este trabajo en común surgieron aportaciones para poder dar continuidad a la nueva enseñanza de secundaria.

Pero la vitalidad emprendedora del Centro sigue y en el curso 93/94 se crea la Asociación Cultural “Plaza de la Juventud”, formada por antiguos alumnos que después de participar en el proyecto experimental de postgraduado impartido por profesores de ambos colectivos, querían continuar su formación y poner en marcha diversas actividades en un Centro, del que no querían desvincularse. Así se crean talleres de teatro, pintura, manualidades, creación literaria etc; algunos de ellos continúan en la actualidad.

Cuando desaparece el título de Graduado Escolar, seguimos preparando al alumnado para la prueba libre de obtención de este título.

Por distintos motivos se vieron forzados a buscar un nuevo emplazamiento para nuestro Centro.

Desde el curso 2005-2006 compartimos edificio con el CEIP Algafequi. También ese año cambió la estructura de los centros de adultos, quedando constituido el actual CEPER “Fuensanta”, con nuestro centro como sede más nueve secciones del Alto Guadalquivir: Adamuz, Alcolea, Bujalance, El Carpio, Pedro Abad, Cañete, Montoro, Villa del Río y Villafranca.

Desde entonces hemos realizado múltiples actividades conjuntas, entre las que destaca nuestro Encuentro Literario, en torno al “Día del Libro”, que celebramos cada curso dedicado a un personaje ilustre de nuestras letras (Miguel Hernández, Antonio Machado, Góngora, López Andrade, Matilde Cabello, etc.)

Y aquí seguimos, con la misma ilusión que el primer día, formando a todas aquellas personas que por un motivo u otro no pudieron hacerlo en su momento y que en nuestro centro encuentran esa oportunidad para llevar a cabo esa formación en alguna de las áreas que ofrecemos en nuestra variada oferta educativa.